RSS

lo que necesitamos…

10 Dic

Hace tiempo, mucho tiempo, cuando demasiada gente confiaba en este sistema de administración de lo común, en esta democracia de toda la vida que no llega ni a los tres décadas, y plantear un cambio era una aventura irresponsable y, sobre todo, innecesaria. Entonces los indignados eran pocos, ahora parecen legión, un estado perpetuo inseparable de la condición humana, como si fuera de suyo vivir en el sur de Europa y estar cabreado.

Fruto de esta ola de indignación se vienen multiplicando las cadenas de e-mails que llegan a mi bandeja aireando el despilfarro, la innecesaria pompa y onerosa circunstancia, el nepotismo, el círculo de favores y privilegios de los políticos.Valga decir que, aunque, como es natural, se ceban especialmente en el gobierno, al fin del cabo ellos son ahora los que administran el cotarro, se denota un sincero esfuerzo por ser imparcial y meter la fregona de la pública vergüenza en todos los rincones del espacio político, a derecha e izquierda, nacionalista no español o nacionalista español.

Pero cuidado, del desprestigio de los políticos a la eliminación de la política no hay más que un paso. Todo lo que se dice es cierto y vergonzoso. Pero si nos centramos en el problema jamás encontraremos la solución que es, hoy me voy a mojar, tomar la gestión de nuestros recursos y servicios en nuestras propias manos. Para eso quizá no haga falta ningún político, ni siquiera buenos políticos, que a la larga son los peores porque nos impiden madurar.

Pero hace falta mucha política: aprender a escuchar al vecino, ponerse en su lugar, compartir y saber renunciar en beneficio del común. A veces me encuentro imaginando cómo podrían ser estas comunidades solidarias autogestionadas, autónomas pero no autárquicas ni cerradas al forastero, cuánto daría de sí este mundo comunitario perdido, está Arcadia que, de momento, no es más que soñada porque, seamos honestos, jamás fue: pasamos del aislamiento y subsistencia medieval a la sobreproducción industrial mal distribuida actual. A veces me desanimo y me derroto yo mismo pensando en cuántas y cuáles de las cosas provechosas de este mundo tendría que renunciar para vivir en aquel otro. Harían falta técnicos-poetas que creyeran en ese otro mundo, que no rebajarán sus ilusiones a meras ambiciones, que renunciaran para siempre ha convertir a los poetas en técnicos, que pusieran la técnica al servicio de la poesía.

Vivir y hacer política es el camino duro, el que nadie quiere recorrer, porque no hemos sido educados para ello y nos resulta agotador, y delegar en los políticos para luego quejarnos de que traicionan nuestra confianza es lo fácil y lo que hacemos ahora. Confiar en la virtud del líder carismático es lo siguiente ante la decepción, y me recuerda demasiado al fascismo. El siempre inspirado Quino lo reflejaba muy bien en esta viñeta.

Imagen

Personalmente, estoy cansado de estar indignado, me gustaría algo nuevo… tal vez merezca la pena.

Anuncios
 
6 comentarios

Publicado por en diciembre 10, 2012 en Quino, Reflexiones

 

Etiquetas: , , , ,

6 Respuestas a “lo que necesitamos…

  1. Anónimo

    diciembre 19, 2012 at 00:09

    Leo estas reflexiones con alegría, me parece muy valioso que las expreses y las compartas. Creo que nos hace falta esta manera de mirar-nos. Algunos más que otros, sentirán cierto recelo o desaliento o descreimiento, yo que sé, eso imagino, acostumbrados como estamos a la búsqueda de “la estrategia más efectiva” que permita alcanzar “el objetivo”. En esto coinciden unas y otras tendencias políticas o sociales o sindicales… y comerciales y empresariales… ese es nuestro mundo, la estrategia y el objetivo, su tiñe de futuro, iba a decir color. Es lo que me atrevo a sugerir sobre esta entrada que comparto por completo. Desplegar el futuro aquí y ahora, como dijo alguien, es empezar a mirar-nos, en vez de mirar-los tanto, que es lo que tu vienes a decir, eso creo. Lo demás, la arcadia y su dialéctica deseo/imposibilidad, lo veo como parte del abismo, del hueco que nos constituye, que no hay más remedio que mirar, nuestra condición perpleja, que además de ocupando las calles, acaso sólo ceda algo si encontrásemos pequeñas estrategias de convivencia en el día a día, el pequeño y real día a día de cada uno, es decir, el jodido, para demasiados bastante jodido, día de hoy. Gracias, entonces, por eso, por este pequeño y valioso compartir.
    Genial Quino.

    Enrique

     
  2. Emma

    diciembre 19, 2012 at 01:21

    Creo que a lo mejor no es tan nuevo lo que necesitamos para salir de tanta indignación que es verdad que a veces nos ciega. ¿te acuerdas de cuando montábamos jaulas en Callao para leer poesía?¿ o cuando invadimos la entrada del Reina Sofía? ¿O los mensajes en la botella? Quizá en los momentos de crisis haya que volver a recurrir a esa tribu de la que hablas. Retirar del camino el polvo que ha escondido los trazos de la canción… Creo que es a ese sortilegio de la tribu que dota a sus miembros de poderes extraordinarios a lo que más temen los poderosos.
    Emma

     
  3. Carlos

    diciembre 19, 2012 at 07:11

    Buena entrada, Paco. Yo también estoy cansado de protestar sin resultados. Empieza a ser aburrido. Ah! y excelente blog

     
  4. Fernando Broncano

    diciembre 19, 2012 at 09:24

    Maravilloso blog! enhorabuena Paco! seguiré tus devenires, y a veces compartiré tus imágenes y pensamiento.

     
  5. Paco Guzmán

    diciembre 19, 2012 at 13:49

    Muchas gracias a todos/as por la acogida.

    Como dice Enrique, de lo que hablo es de esas pequeñas estrategias de convivencia del día a día. De la constancia en aceptar y entender al prójimo con todas sus límites y miserias, y que el mismo nos entienda y nos acepte con las nuestras. Porque en cada uno de nosotros también hay cosas pequeñas y desagradables que requieren ser vistas bajo otra luz, para, de alguna manera ser queridas también, al menos incluidas en la comunidad. Cuan valiosas serían esas pequeñas estrategias si nos diéramos la oportunidad de aprenderlas bien.

     
  6. el mejillón suicida (@mejillonsuicida)

    diciembre 21, 2012 at 17:36

    Ánimo Paco, escribir contra el fascismo es dejar de sufrirlo, aunque sea un poquito. Ser conscientes de ello y verbalizarlo es parte del camino!

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
tambien debajo del agua

"Cuando estés debajo del agua,lo que veas y sientas será para ti por unos minutos, los suficientes, los justos para que quieras repetir, y no creas que lo que viste es tuyo".

LA EXTENSIÓN

Pensamientos y sensibilidades que provocan la literatura, el cine, el arte, la calle y la tv

El laberinto de la identidad

Pensamientos y sensibilidades que provocan la literatura, el cine, el arte, la calle y la tv

A %d blogueros les gusta esto: